junio 29, 2018 Bancos, Bienes Raíces, Hipotecas

Lcda. Denise Villamar Rivera

MCD LAW LLC.

junio 29, 2018

¿Es la Quiebra un Alivio Permanente a la Acción de Ejecución?

Existe entre los consumidores puertorriqueños mucho desconocimiento acerca de los procesos de ejecución de hipotecas y mucho más sobre las quiebras. Si bien es cierto que la radicación de una quiebra paraliza todo procedimiento de cobro, incluyendo los procedimientos de ejecución de hipotecas, la cierto es que muchos consumidores asumen o entienden que no tienen otras obligaciones y/o responsabilidades luego de la radicación de la quiebra. Entre los individuos son comunes las radicaciones bajo el capítulo 7 y el capítulo 13 de quiebra. La diferencia principal entre un capítulo y el otro es que el capítulo 7 trata de una liquidación total, en este caso, si el individuo desea salvar su propiedad, debe tener claro que debe mantener los pagos de hipoteca al día, entre otros. De lo contrario el acreedor hipotecario podría solicitar se levante la paralización sobre dicha propiedad para poder continuar el procedimiento de ejecución.

 

En un capítulo 13, se establece un plan de pagos, en el que, tomando en consideración los ingresos y gastos del individuo, se establece una suma para pagar, entre otros, los atrasos en pagos de hipoteca que pueda tener dicho individuo. Es importante que se tenga en consideración que además de mantener los pagos del plan de capítulo 13 al día, el individuo tiene que mantener al día, de igual forma, los pagos corrientes de su hipoteca. De lo contrario, al igual que en el capítulo 7, el acreedor hipotecario puede solicitar se levante la paralización que cobija a la propiedad y puede continuar así los procedimientos, en el tribunal estatal, para ejecutar la propiedad.

 

Es por ello, que si, en esencial, el consumidor no tiene los medios para continuar haciendo los pagos regulares de su hipoteca, ni el capítulo 7 ni el capítulo 13 son una alternativa permanente para detener la ejecución, por lo que se recomienda buscar alternativas, como lo sería, solicitar “loss mitigation”, hacer refinanciamientos que ayuden a bajar el pago mensual, entre otros, recordando que dichas alternativas también requieren que se cumplan con ciertos parámetros y requisitos ya establecidos para cada préstamo en particular. Se recomienda a todo individuo que se esté atravesando una situación económica que le impida continuar cumpliendo con sus obligaciones a que se oriente, ya sea con su banco, o con un abogado y entienda las opciones que tiene a su disposición, antes de tomar medidas drásticas.

COMENTARIOS